31 ago. 2007

BADAMI, templos de arenisca roja. Agosto 2007.




Badami es conocido por su rica historia y arquitectura antigua. Era la capital del antiguo reino de Chalukyas. 

 La dinastía Chalukyas supuso la fundación de un estilo único de arquitectura, que es una fina mezcla del estilo indio del norte de Nagara y del estilo indio del sur del arte Dravidiano de arquitectura. La arquitectura y las esculturas creadas en Badami durante la época de los Chalukyas inspiraron tradiciones arquitectónicas y esculturas.

Badami está situado en la parte norte del estado de Karnataka, en la región meridional de la India. Se sitúa cerca de una montaña de piedra arenisca roja. Está a 550 kilómetros de la ciudad de Bangalore.

Badami es famoso por los templos de la cueva. Estos templos se han tallado en las colinas de la piedra arenisca roja que rodean la ciudad. Hay cuatro templos de la cueva en Badami. Estos templos datan del s.VI y VII, tallados y adornados con las figuras de dioses hindúes. Cerca de estas cuevas se halla el estanque Agastyatirtha, punteado con los templos de Bhuthnath, dedicados al dios Shiva. El museo arqueológico está situado cerca de este estanque, que está cerca de la fortaleza histórica de Badami.

Los templos de la cueva de Badami son un grupo de 4 templos. De los cuatro, tres son de Brahma, mientras que el cuarto es Jainista.

Las capillas de Nagamma, de Shiva y de Vishnu pueden también ser vistas. ¡El primer templo de la cueva contiene el Shiva manifestado como el Nataraja de dieciocho brazos, que exhibe 81 actitudes notables de la danza !. El más grande y realzado es el tercer templo de la cueva dedicado a Vishnu.

La escultura temprana de Chalukya tiende a ser “clásica” en su realismo, la plenitud de modelar, y el encanto del ornamento; en estos aspectos tiene más en común con sus precursores (el Guptas) que con sus contemporáneos (el Pallavas) y los sucesores. En arquitectura, las características norteñas y meridionales se pueden observar, a veces en el mismo templo.

En 4 horas de ruta llegamos a Badami. Tras instalarnos en el hotel Badami Court, con una buena piscina, nos fuimos a comer y por la tarde, a visitar los templos excavados en roca de arenisca roja.

Desués de la visita, nos paseamos por el pueblo, que era pequeño y como todos, los de la India, con una gran vitalidad. Vimos el mercado, compramos unos saris y la gente, curiosa, se acercaba para charlar con nosotros.

Fue un día agradable pasear por Badami.



28 ago. 2007

BIJAPUR, la ciudad de la victoria. Agosto 2007.


Map of Tennessee

Bijapur está situado en el norte del estado de Karnataka, en la región meridional de la India. Dista 486 kilómetros de la ciudad de Mumbai (Bombay).

Conocida con el nombre de Vijapayura (ciudad de la victoria), fue la capital de la dinastía de Adil Sahah y constituye uno de los mejores ejemplos de arte islámico medieval.



El Gol Gumbaz o la bóveda redonda, que está al extremo este de la ciudad amurallada, es la atracción principal de esta ciudad. Mohammad Adil Shah lo construyó en 1659. Esta estructura tiene la bóveda más grande, sin apoyo por los pilares, que se encontrará en la India y el segundo más grande del mundo. Contiene la tumba de Mohammad Adil Shah. La acústica de la cúpula no tiene parangón, cualquier sonido se repite en eco hasta once veces.
La Galería de los Murmullos posee una leyenda. El shah y su esposa estaban arriba contemplando la impresionante altura, cuando el monarca preguntó a su mujer: "Yo sé que tú me amas. Entonces, ¿harías cualquier cosa por mí?". Ella contestó que sí, que le pidiera lo que quisiera. El shah le dijo en broma: "Pues, salta." Ella no se lo pensó dos veces, y saltó al vacío.

El mausoleo de Ibrahim Roza, que está en las cercanías occidentales de la ciudad, es una tumba hermosa construida por Adil Shah II para su reina. Recuerda al Taj Mahal de Agra.

La mezquita de Jumma Masjid es una de las más importantes mezquitas de la India. Contiene una copia del Corán erscrita en oro.

En las murallas de Bijapur se halla el cañón de Malik-e-Maidan, el más largo del mundo (4,45 metros de largo).




Ocho horas de ruta en microbus tardamos desde Aurangabad hasta Bijapur. Entramos en el estado de Karnataka.

Visitamos el mausoleo de Golgumbaz, con la segunda cúpula más grande del mundo (tras la del San Pedro en el Vaticano), columnas y galería de los murmullos. Subimos a la torre para disfrutar del paisaje.

Visitamos una escuela de primaria donde los niños y niñas nos recibieron con entusiasmo.


Nos alojamos en el hotel Sahshing Residency, con una buena piscina, donde tomamos un baño.





http://translate.google.com/translate?hl=es&sl=en&u=http://www.kerala-tourism.net/karnataka/bijapur-coorg-travel.html&sa=X&oi=translate&resnum=1&ct=result&prev=/search%3Fq%3Dbijapur%2Bindia%26hl%3Des%26rls%3DGGLJ,GGLJ:2006-48,GGLJ:en

27 ago. 2007

AJANTA, cuevas con pinturas budistas. Agosto 2007.

Las antiguas cuevas de Ajanta, redescubiertas por soldados británicos en 1819 cuando iban de caza, son el único ejemplo conocido de pinturas budistas. 29 cuevas excavadas en roca sobre el curso del río Waghora, retratan a Buda sentado y la historia de su vida es descrita con todo lujo de detalles.

Hace más de 2000 años, el primero de los magníficos templos de Ajanta fue excavado directamente en las rocas volcánicas del río. En series de períodos creativos a lo largo de los siglos, el resto de cuevas fueron decoradas con cientos de pinturas y bellos murales con escenas de las vidas de Buda y la cosmología budista (sus reencarnaciones).

Casi todos los templos murales de la India desaparecieron hace tiempo, sólo los de Ajanta han sobrevivido en la oscuridad de las cavernas. Para preservar su conservación, no se permiten fotografías con flash.

En 1983, las Grutas de Ajanta fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad.

La importancia artística de las cuevas de Ajanta se debe a que son la única muestra de pintura de la antigua India, no ocurre lo mismo con la arquitectura o la escultura.

Volamos de Mumbai hasta Aurangabad, ciudad desde la que nos trasladamos a Ajanta, distante unos 30 Kms. Al entrar en el recinto, había que tomar unos autobuses, supuestamente ecológicos, ya que no permitían la entrada a ningún vehículo.

Ascendimos desde el lecho del río, por un camino en buen estado. Los vendedores de souvenires y los porteadores estaban al acecho del turista. Excavadas en roca, la perspectiva panorámica nos ofrecía una sucesión de cuevas escalonadas, que formaban un semicírculo.

La visita fue interesante, aunque algunas cuevas por su iluminación, dejaban mucho que desear.

Comimos en el único restaurante, que había en el recinto. Estaba administrado por funcionarios del gobierno (ministerio de turismo del estado de Maharastra). El menú era único y la cerveza valía lo mismo que la comida (unas 100 rupias: 2 €).

Regresamos a Aurangabad, haciendo una parada en el camino, visitando un mercado en un pueblo.