26 abr. 2009

KAZANLAK, la capital del aceite de rosa. Abril 2009


La rosa damascena, de la que se extrae el aceite de rosa, fue introducida en Bulgaria por los otomanos en el s. XIX. El clima y el suelo son idóneos para su cultivo y fueron una floreciente industria, que aún hoy día continúa. Las rosas crecen en plantaciones que ocupan más de 30 Kms. a lo largo del valle entre Karlovo y Kazanlak. Florecen a finales de mayo hasta mediados de junio y se recolectan antes del amanecer para preservar su esencia. Se necesitan tres toneladas y media de pétalos para producir 1 litro de aceite de rosas y su valor ronda los 6000 €
Para la elaboración del aceite esencial se utiliza la rosa damascena por destilación de los pétalos frescos en corriente de vapor o de agua. La esencia obtenida se utiliza para la fabricación de productos farmacéuticos en enfermedades depresivas, cefaleas, infecciones cutáneas, tensión nerviosa. . .y también en estética, fabricación de jabones, cosméticos y perfumes.

El Festival de la Rosa de Kazanlak dura una semana y alcanza su cúspide el primer fín de semana de junio con música y bailes tradicionales.

En Kazanlak existe un Museo e Instituto de la Rosa, donde se expone todo lo relacionado con esta industria, se experimentan métodos de destilación, y posee un jardín con más de doscientas variedades de rosas olorosas y unas dos mil decorativas, también fabrican desde perfumes hasta confituras o licores de rosas...

Aparte de las rosas, Kazanlak también es conocida por las tumbas tracias. En el parque Tyulbe se halla la Tumba de Kazanlak, que es Patrimonio de la Humanidad.
En el museo Iskra se exhiben frescos (pinturas) y objetos de oro y plata.

El complejo etnográfico de Koulata recrea edificios tradicionales búlgaros, la casa de una familia cultivadora de rosas y una vivienda campesina.


A 12 Km. se ubica la Iglesia de Shipka, erigida en recuerdo de las víctimas de la guerra ruso - turca de liberación.




+ INFO: http://www.bulgaria-hotels.com/sp/discover_bulgaria/cultural_centers/57NFO-kazanlak.html

http://translate.google.es/translate?hl=es&sl=en&u=http://en.wikipedia.org/wiki/Kazanlak&ei=Mbb0SearCKSUjAeCnt3VDA&sa=X&oi=translate&resnum=2&ct=result&prev=/search%3Fq%3Dkazanluk%26hl%3Des%26sa%3DG

20 abr. 2009

El Valle de los Reyes Tracios. Abril 2009.



El valle de Tundzha, al noroeste de Kazanluk era considerado un lugar sagrado por los habitantes tracios de Seuthopolis, la capital de Seuthes III, que gobernó a las tribus tracias en el s. IV a. de C.
Aquí se enterraron los nobles y reyes tracios en elaboradas tumbas (túmulos) de piedra selladas y cubiertas con tierra.

Los tracios eran unas tribus guerreras que establecieron una próspera civilización comercial en los Balcanes, muy influenciados por los griegos de Asia Menor. Algunos reyes lograron períodos de unidad, pero las frecuentes disputas internas permitieron la conquista romana.
Nación de guerreros, excelentes jinetes, aguerridos luchadores... eran considerados por los griegos como lugar hostil donde vivía Ares, el dios de la guerra. El esclavo Espartaco que se sublevó contra los romanos, era de origen tracio.
Creían en la vida después de la muerte junto con la fertilidad y así enterraban a sus dirigentes en moradas eternas junto con sus armas, sus joyas, sus caballos y sus perros.
Se han encontrado más de 90 túmulos tracios, que están siendo excavados.



En Kazanluk se encontró una tumba ricamente ornamentada con frescos murales que representan un rito funerario con el difunto, su esposa y sus sirvientes.







Los reyes tracios estaban considerados como mediadores entre los hombres y los dioses.
En arte, trabajaron además de la pintura, en orfebrería (máscaras y esculturas de oro), cerámica y útiles de guerra (espadas, adornos para los caballos, etc).
En Starosel, visitamos 2 tumbas tracias, la de Horizonte, descubierta en 2002, es un templo rectangular con escalones en la entrada y 10 columnas que sujetan el techo.
La tumba Chetinyoba en una colina, del s. VI a. de C. acoge la sepultura del rey Sitalkes.
Un pasillo conduce a la cámara mortuaria, que era usada como templo, con una fuente de vino para libaciones, fosas para sacrificios y alineación, para que en el solsticio de invierno, un rayo de sol entre en la cámara central.
A las afueras de Kazanluk, se halla la Mogila Golyama Kosmatika, una tumba con tres cámaras juntas, que contiene el sepulcro del rey tracio Seuthes III y piezas de oro y plata.
Algunas tumbas tracias son Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, debido a su gran valor histórico de la civilización tracia, hoy por hoy bastante desconocida por los escasas referencias arqueológicas que poseemos.
Después de visitar las tumbas tracias fuimos a comer al Hotel Starosel, donde nos sirvieron una magnífica comida tradicional búlgara, un excelente licor de ciruela (arakya) e incluso, confraternizamos con gentes bulgaras del lugar, bailando horos (danzas tradicionales búlgaras).
Después, visitamos la bodega de vinos Starosel, en la cual se están iniciando en el cultivo y elaboraciónde los buenos caldos búlgaros.


+ INFO: http://es.wikipedia.org/wiki/Tumba_tracia_de_Kazanlak
http://es.wikipedia.org/wiki/Tracios

18 abr. 2009

Plovdiv, la ciudad de las siete colinas. Abril 2009.


La historia de Plóvdiv, la 'ciudad de las siete colinas', es larga y pintoresca. Cuando pertenecía a los tracios -la fundaron en el primer milenio antes de Cristo- su nombre era Evmolpias. Bajo los macedonios se llamó Filipópolis (fue conquistada por Philippo II, el padre de Alejandro Magno), con los romanos se dio a conocer como Trimontium y fue devastada por hunos y godos hasta encontrar una paz relativa

 con la invasión eslava en el siglo VI. Ellos la llamaron Paldin. Desde 815 hasta su caída bajo los turcos en 1264, la ciudad cambió de dueño muchas veces. Para los búlgaros era Plóvdiv, Filibé para el Imperio Otomano.

La actual Plóvdiv, a 150 kilómetros sureste de Sofía, es la segunda ciudad más grande de Bulgaria y conserva algo de todas las etapas de su turbulento pasado. Las casas y las calles de su casco antiguo son una fiel representación de la etapa renacentista del país (siglos XVIII-XIX), con colores intensos, características segundas plantas prominentes de lo

s edificios (varios de los cuales son museos etnográficos o galerías de arte), interiores tradicionales y suelo empedrado. En esta ciudad tracia conviven templos como Dzhumayá Dzhamía (la 'Mezquita del Viernes') del siglo XIV, la catedral Sveta Bogoroditsa (Nuestra Señora de Plóvdiv)

 del XIX o las excepcionales iglesias Santos Costantín y Elena y Santa Marina, del mismo periodo; monumentos significativos como la Torre del Reloj del siglo XVI, el Teatro Romano de Marco Aurelio, del siglo II, o Aliosha, la estatua gigantesca del soldado soviético; y manifestaciones de una febril vida moderna como la Feria Internacional y los múltiples festivales (desde ópera o jazz hasta marionetas).

+ INFO: http://www.plovdivcity.net/

http://tzesire.blogspot.com/2008/11/de-viaje-por-bulgaria-plovdiv-y.html


                                              video

17 abr. 2009

Monasterio de Rila. Abril 2009.



Dentro del Parque Natural de Rila, a unos 120 km. de Sofía, ascendiendo por una sinuosa carretera y rodeado de altas montañas, llegas a una fortaleza, rodeada de muros. Cuando pasas la puerta de entrada, descubres una de las más hermosas maravillas de la construcción religiosa.

San Juan de Rila (aristócrata bulgaro llamado Ivan Rilski), cansado de la vida mundana, se retiró a la vida eremita. Pronto, se extendió su fama de santidad y numerosos monjes, vinieron a vivir a Rila. Se fundo un monasterio en el s. X. Es un claro ejemplo de la resistencia búlgara e identidad cultural, frente al dominio otomano de 500 años.

En el s. XIX, un incendio destruyó gran parte del monasterio, pero se pudo reconstruir fielmente y en 1983 fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Con 5 cúpulas bizantinas y pintado a rayas rojas y blancas, rodeado de pabellones de celdas de los monjes y un patio empedrado, la simetría es perfecta. En los pórticos de la iglesia, se pueden ver frescos de motivos religiosos y también de la vida cotidiana.







+ INFO:
http://elviajero.elpais.com/articulo/viajes/Rila/oculto/montanas/elpviavia/20060429elpviavje_4/Tes


http://es.wikipedia.org/wiki/Monasterio_de_Rila

15 abr. 2009

SOFÍA, sabiduría a los pies del Monte Vitosha. Abril 2009.

Sofía, la capital de Bulgaria, con más de 1 millón de habitantes, se halla a oeste del país a poco más de 50 km de la frontera serbia.
Los Tracios fundaron la ciudad, junto a unas fuentes termales y la llamaron Serdica. Más tarde, fue ocupada por los griegos, los romanos, los bizantinos, los turcos, los rusos... y en el año 1989, recuperó su libertad.
Situada a los pies del Monte Vitosha en una situación estratégica conectando el mar Adriático y Europa Central con los mares Negro y Egeo, o sea paso obligado entre Oriente y Occidente.

Paseando por las amplias avenidas de Sofia puedes observar arquitectura de diferentes estilos, tesoros de los tracios, mezquitas otomanas, sinagoga judía, iglesias bizantinas, bazar de las mujeres, bazar cubierto, fuentes termales, palacios barrocos, edificios socialistas y construcciones de diseño con plástico, acero y cristal.
Excelentes museos de historia (enclavado en el palacio del tirano Dimitrov, que se mantuvo 36 años en el poder), museo de arqueología, museo de iconos, etc.
Una amplia zona comercial por la avenida Vitosha, con marcas de primer orden y más barato que en Europa Occidental.
A escasos 15 km de la capital, se halla la iglesia de Boyana, una iglesia medieval ortodoxa, con importantes frescos en los murales y que fue declarada Patrimonio de la Humanidad en 1979.


La catedral de Alexander Nevsky de inspiración neo-bizantina, erigida por el pueblo bulgaro en agradecimiento a los 200.000 rusos que murieron el la guerra de liberación rusa-otomana y que dieron la libertad a Bulgaria.
Es la iglesia catedral del Patrica Ortodoxo de Bulgaria y caben 5000 fieles. Es una de las principales atracciones turísticas de Sofia. Tiene un museo de iconos en la cripta.
En los jardines anexos, se monta un mercadillo de antiguedades, de iconos, de artesanía, de objetos militares de los rusos y hasta de los nazis alemanes.
Iglesia de Svetia-Nedleya, catedral ortodoxa de estilo bizantino sufrió un atentado con bomba en 1925 y perecieron 126 personas. Situada en el centro de la ciudad, cerca de la mezquita otomana y de la sinagoga judía.
Para comer son recomendables, los restaurantes Pri Yafata, con comida tradicional bulgara y música folk en vivo. Si quieres algo más barato, puedes entrar en culquier restaurante Happy, cadena extendida por toda Bulgaria. No es comida basura y los precios son ajustados.

12 abr. 2009

BULGARIA, el corazón de los Balcanes. Abril 2009.



Bulgaria ocupa la parte oriental de la península balcánica, situada en el extremo sureste de Europa. Limita al norte con Rumanía - el Danubio es la frontera natural-, al oeste con Serbia y Macedonia y, al sur, con Grecia y la parte europea de Turquía. Al este se abre al mar Negro.
Su relieve es muy variado, de oeste a este Bulgaria está atravesada por la 'Montaña Vieja', Stara Planina (llamada también Balkán). También, están los Montes de Rila, los Ródope, las montañas Strandzha y Sagar. Sofia, la capital se halla a los pies del monte Vitosha.
Las 2/3 partes de su teritorio son bosques y cuenta con 3 Parques Naturales (Rila, Pirin y Balcán Central) y 10 parques Naturales.


Con 110.000 Km2 y 7 millones y medio de habitantes, Bulgaria es una república parlamentaria (aboli
ó la monarquía en 1946), se ha incorporado en 2007 a la Unión Europea y se está adaptando rápidamente.
Su historia muy agitada, viene condicionada por su situación geográfica, al ser un lugar estratégico y de paso obligado entre Oriente y Occidente.
Sus primeros pobladores, los Tracios crearon una importante cultura, que se está recuperando gracias los recientes descubrimientos de tumbas (túmulos), que contienen joyas, utensilios, armas, etc. Después, llegaron los griegos, que influenciaron en su cultura, más tarde los romanos, que los asimilaron como provincia del imperio. En el año 395, Bizancio los in
tegró en su imperio.
En el siglo VI, vienen los eslavos y los protobulgaros, procedentes de Asia y en el año 681 se crea el primer reino búlgaro, como consecuencia no de una conquista, sino de un acuerdo y una fusión de los eslavos con los proto-búlgaros, que se aliaron para protegerse de los bizantinos. Inicialmente, los proto-búlgaros fueron los que asumieron los más altos cargos políticos y militares, por eso, aunque su lengua y su tipo racial se haya perdido completamente en el mayoritario componente eslavo del país, su nombre ha seguido en los siglos en el topónimo 'Bulgaria'.

En 1386 son invadidos por el Imperio Otomano hasta 1878, que son "liberados" por los rusos.
Bajo la presión de las Grandes Potencias, se firmó una serie de tratados de paz, que mutilaban las tierras de población búlgara, separándolas en tres: un Principado de Bulgaria; un protectorado otomano, llamado 'Rumelia del Este'; y una parte, Tracia meridional y Macedonia, que se quedaba en los límites turcos.
El gobierno inexperto y la falta de alta protección internacional llevaron a Bulgaria a dos catástrofes nacionales: en la Guerra Balcánica y en la Guerra de los Aliados del 1912-13 y en la I Guerra mundial, al lado de Alemania. Serbia, Grecia, Rumanía y Turquía se repartieron territorios búlgaros. En el periodo 1941-43 Bulgaria entró formalmente en la Segunda Guerra mundial, otra vez al lado de Alemania. Sin enviar tropas al frente ni deportar a sus judíos, en 1941 ocupó una parte de Tracia y Macedonia (regiones tradicionalmente de población búlgara, que nominalmente pertenecían a los países vecinos), y declaró una 'guerra simbólica' a Estados Unidos y Reino Unido. En 1944 hubo un golpe de estado de los comunistas.
En 1946, tras un referéndum se abolió la monarquía y Simeón, el hijo todavía menor del zar Borís, tuvo que abandonar el país con toda su familia. En 1947 empezó la era del Partido Comunista Búlgaro, durante el cual se disolvieron los otros partidos, se reescribió la Constitución en función de los intereses de los gobernantes, se exproprió toda propiedad privada inmueble, se introdujo la censura política en todos los ámbitos de la expresión, se llevaron a cabo purgas estalinianas contra los comunistas que no aceptaban el nuevo rumbo de la Revolución, se construyeron campos de trabajo forzado para los disidentes, se creó un estado policíaco que copiaba fielmente el modelo ineficaz y totalitario soviético.

En 1989 empezaron los supuestos cambios democráticos que no fueron fruto de una revolución, sino de una lenta decadencia del sistema, un premeditado reparto de los recursos y un consciente abandono del poder político por parte de los comunistas. La restauración de las libertades civiles y la vuelta al modelo constitucional, parlamentario y multipartido fueron las mayores ventajas de aquella etapa.
En 2004 ingresó en la OTAN y en 2007 en la Unión Europea.


En cultura, Bulgaria ha aportado el alfabeto cirílico. La mayoría de sus pobladores son cristianos ortodoxos, aunque también coexisten musulmanes, judíos y católicos.
En sentido contrario, uno de los episodios más vergonzosos es el proceso de asimilación violenta de los turcos de Bulgaria, pretendido en los años ochenta del siglo pasado por los líderes comunistas. En una campaña totalmente impuesta desde arriba y dedicada a desviar la atención pública de los problemas económicos del Estado, que nunca contó con fundamentos serios, ni con la aceptación de la población, en 1984-1985 las autoridades obligaron a miles de ciudadanos de origen turco a cambiar su nombre de cuna por uno búlgaro. La presión y la humillación fue tan impactante para los musulmanes, que una gran parte de ellos emigraron a Turquía, a pesar de que habían nacido en Bulgaria; en muchos casos no hablaban turco ni habían visitado en su vida este país vecino.

El folclor era la única esfera donde el genio búlgaro ha podido brillar sin interrupción durante los cinco siglos bajo el Imperio Otomano. Muy interesantes y originales son la música tradicional, la arquitectura y la artesanía.

La cocina búlgara es muy rica, sazonada y bastante parecida a la de sus vecinos balcánicos debido a la larga convivencia de los pueblos de la península en los límites del Imperio Otomano. En muchas ocasiones, la diferencia entre un plato búlgaro, griego, turco o serbio puede consistir sólo en su nombre o en un ingrediente más o un ingrediente menos.
Si hay que escoger un símbolo culinario para presentar Bulgaria, éste sería el yogur. De hecho, no por casualidad el nombre científico de los microorganismos que transforman el leche en yogur es 'Lactobacillus bulgaricus', 'bacilo de leche búlgaro'. Cualquier otra forma de obtenerlo –añadiendo almidón, leche en polvo, aromas artificiales y conservantes– transforma el producto en simple leche fermentada sin las cualidades y el sabor del verdadero yogur balcánico. Usando el yogur como elemento fundamental se hace la sopa fría 'tarator' (yogur líquido, pepinos, ajo, aceite y nueces), que se toma como el gazpacho. Muy popular durante el verano es la bebida refrescante 'airán', yogur diluido con un poco de sal.
El 'sírene' es una especie de queso blanco y duro, de vaca o oveja, que se usa en muchos platos, por ejemplo la clásica ensalada 'shopska salata' (tomate, pepino, pimiento verde y cebolla).

La 'kavarmá' (guiso con carne de cerdo, puerros, vino, chile y finas hierbas), la 'méshana skara' (parrillada mixta), el 'gyuvech' (guiso de carne o vegetariano, cocido al horno en un recipiente cerámico) y las 'sarmí' (carne picada y bien condimentada, envuelta en hojas de vid o de col) se pueden degustar en todo el país y, prácticamente, en cualquier momento del año.
En las bebidas, destacan los buenos vinos búlgaros, las cervezas (Zagorka, Shumensko y Kamenitsa) y el
rakía (aguardiente de ciruelas o uvas).
En compras, lo más típico son el muskal (aceite de rosas), iconos ortodoxos, madera, cerámica, bordados tradicionales y música folclórica.

Mi viaje por Bulgaria, en Abril de 2009 fue un circuito organizado visitando Sofia, el Monasterio de Rila, Plovdiv, Kazanlak y el Valle de las Rosas, Veliko Tarnovo, etc.

Bulgaria, un país poco conocido y que merece la pena ser visitado para disfrutar de sus paisajes, su rica cultura, su fabulosa gastronomía y la amabilidad de sus gentes.
BLAGODARIA, BULGARIA ¡ (Gracias, Bulgaria).

+ INFO: http://www.elmundo.es/viajes/2004/32/1087827488.html




video