27 ene. 2013

BIBLOS(Líbano) ,

Biblos es una ciudad en Líbano, situada en la costa del norte del país, a 30 km de Beirut. Situada en una colina, fue una antigua ciudad fenicia, denominada Gubla en los textos cuneiformes y Gebal en la Biblia. Está   reconocida como la ciudad más antigua del mundo habitada ininterrumpidamente. Su nombre, Byblos en griego. significa “libro”.Byblos

Fue una activa ciudad mercantil, mercado de papiros, madera de cedro, y cobre del Cáucaso, convertida en el centro comercial del Mediterráneo oriental. Mantuvo vasallaje con los faraones del antiguo Egipto; posteriormente fue ciudad tributaria de asirios y persas.    

De la antigua Biblos se conserva una muralla de comienzos de la Edad del Bronce, el templo Baalat Gebal, una necrópolis y numerosos restos de la época romana y medieval. Templo de los Obeliscos

Fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 1984.

Si visitas el Líbano, Biblos es un lugar ineludible, aunque sólo sea por su conjunto arqueológico. En este lugar, edificado a orillas del Mediterráneo, los arqueólogos han recuperado viviendas de la Edad de Bronce (2.900 - 2.300 a.C.) y varios templos, entre los que destaca el templo de Baalat-Gebal (la diosa de Biblos) en el que se pueden ver ofrendas de los faraones. También se recomienda visitar la ciudad medieval que ha conservado la arquitectura tradicional, algo poco común en el Líbano, y el puerto.

+ INFO: http://www.ellibano.com.ar/Turismo/biblos02.htm

25 ene. 2013

TIRO (Líbano), la reina de los mares.

La antigua ciudad de Tiro, situada en la costa sur de Líbano, fue fundada por los fenicios en el tercer milenio a.C. En sus orígenes, Tiro constituía un poblado en tierra firme y una ciudad en una isla; en el siglo IX a.C., bajo el mandato de Hiram, la isla quedó unida al continente por una estrecha carretera. En el siglo IV, cuando arribaron las tropas de Alejandro Magno, se cortó la antigua carretera y se construyó una especie de muelle o rompeolas. Como el muelle poseía mayores dimensiones que la antigua carretera, la isla pasó a ser una península. En tiempos de los fenicios, Tiro era famosa por sus industrias de tinte púrpura y de fabricación de objetos de cristal; en la actualidad, es conocida por sus vestigios romanos.

La zona antigua se ubica en la península; la moderna está situada hacia el interior. Al Sur, se levantan las reliquias del Tiro romano. Entre las ruinas romanas se cuenta una carretera bien conservada, que atraviesa un arco monumental. En uno de sus costados está bordeada por un acueducto, y a ambos lados se erigen cientos de sarcófagos de mármol y piedra ornamentados con inscripciones complejas. El hipódromo, construido en el siglo II d.C., es el más grande y mejor preservado del planeta, y en sus restos se celebra un festival cada verano. Como Tiro se encuentra a sólo 20 km al norte de la frontera con Israel, es posible que, en situaciones de conflicto, el área circundante atraiga la atención de los artilleros israelíes. Es aconsejable evitar la zona si se vislumbran tensiones, pero en otros momentos no se considera peligroso visitarla.TyreAlMina.jpg

Dueña de los mares y fundadora de colonias prósperas como Cartago y Cádiz, la gran ciudad fenicia de Tiro fue, según la leyenda, el lugar donde se descubrió la púrpura. Su papel histórico declinó al final de las cruzadas. El sitio conserva importantes restos arqueológicos que datan principalmente de la época romana.

 Tiro es una ciudad situada en el sur del Líbano. Con 117.100 habitantes, Tiro se encuentra en la costa oriental del mar Mediterráneo, unos 37 km al norte de Acre, y 32 km al sur de Sidón. El nombre de la ciudad significa ‘roca’. A sus habitantes se les denomina «tirios» en español.

En 1984 fue declarada Patrimonio de la Humanidad por sus importantes ruinas romanas.

+ INFO: http://tyros.leb.net/tiro/

23 ene. 2013

SIDÓN (Líbano), gloriosa historia.

Situada a 48 Km. al sur de Beirut, Sidón es una de las ciudades mas prestigiosas de la costa libanesa. Su pasado aún resulta misterioso debido a la falta de excavaciones, y porque a principios del siglo XX, su patrimonio fue despojado por coleccionistas de tesoros y antigüedades. Así se explica la existencia de numerosas obras arqueológicas de ese origen en los museos extranjeros.
A pesar de los incalculables testimonios arqueológicos que tenga la ciudad, la
urbanización amenaza con extinguir ciertos vestigios que restan todavía.sidon-2

Sidón es la capital del Sur del Líbano y la tercera en población. Se ha transformado hoy en un centro urbanístico y comercial muy importante entre otras ciudades costeras. Es el tercer puerto del país en importancia con un castillo de la época medieval. Posee una buena agricultura de frutas: bananos y limoneros.

Su mercado, con numerosos locales
modernos, ofrece todo tipo de productos y exquisitos postres.

EL CASTILLO DEL MAR
Un recorrido a través del pasado...
Antiguamente, el asentamiento sidoniense estaba situado sobre una enorme roca frente a un islote.
El estrecho que separaba la roca del islote fue rellenado y los sidonienses rápidamente construyeron dos puertos sobre el istmo; uno orientado hacia el Sur, conocido como ''el puerto egipcio'' y otro, hacia el Norte, vigente hasta nuestros días.
Sidón cumplió un rol importantísimo al ser gobernada por los persas (539-332
a.C.). Los ciudadanos colaboraron con los persas con buques y marineros en su lucha contra los egipcios y los griegos. Como retribución, los persas construyeron un palacio y una reserva natural. En esa brillante época, los persas levantaron el templo de Eshmún, el gran dios de Sidón, a unos tres kilómetros, al Noreste de la ciudad.
Semejante a Tiro, la vecina ciudad sureña, Sidón se destacó por su industria de vidrio y púrpura. En 351 a.C., a raíz de la guerra contra los persas, el palacio del gobernador persa fue destruido y el Rey Artajerjes III rodeó la ciudad para luego incendiarla. Hubo más de 40.000 muertos. En 333 a.C., Alejandro el Magno conquistaba la ciudad.

Lugares a Visitar:
1- El Castillo del Mar, construido en el siglo XIII por los Cruzados sobre un islote frente al puerto. Se comunicaba con la ribera por medio de un puente semifijo. De ese puente, solo resta un pilar, el más cercano al castillo y otros dos que fueron reconstruidos en la época del mandato francés después de que fuera destruido por una tempestad en 1936. Entre 1227 y 1291, Sidón cayó bajo el dominio de los Mamelucos. En la actualidad, se destacan los arreglos efectuados en el lado Oeste de su torre donde hay una pequeña mezquita otomana contigua a los restos de la iglesia del castillo construida en 1840, año en que fue bombardeado por la marina inglesa.
2- El ''Resthouse'' (Hostería), es un establecimiento turístico del Ministerio de Turismo, situado sobre la orilla del mar, frente al castillo. El lugar ofrece a sus clientes los platos mas variados de su excelente cocina.
3- Los mercados, situados dentro de la ciudad antigua, entre el Castillo del Mar y el Castillo de Tierra, todavía conservan el estilo medieval de sus callejuelas y su legado artesanal.
4- Jan EI-Franye (hospedaje), es uno de los diversos establecimientos construidos por el Emir Fajer Ed-Din AI Mani II,  a comienzos del siglo XVII,
para los comerciantes y las mercaderías. Está compuesto por un patio interior rectangular con una fuente en el centro; una planta baja para depositar las mercaderías y un primer piso para los pasajeros.

5- La Gran Mezquita de AI-Omari, está ubicada cerca del mar, hacia el suroeste de los antiguos mercados. Es un edificio rectangular, sostenido por cuatro sólidos pilares. Tradicionalmente, el edificio era una iglesia transformada por los Mamelucos en una mezquita. Supuestamente, era la sala de San Juan, siglo XIII. En la actualidad, es una mezcla de estructuras medievales y restauraciones del año 1820.
La mezquita sufrió deterioros parciales a causa de las tempestades. EI vestíbulo, ubicado del lado Norte de la mezquita, contiene una fuente de agua para realizar las abluciones.
6- El Castillo de Tierra, también llamado ''EI Castillo de San Luis'', construido por Luis IX, que condujo la séptima campaña de los Cruzados (1248-1254), y ordenó la refacción de una cantidad de fuertes y castillos, entre otros el de Sidón

Sidon, Líbano mostrando los cruzados al mar los barcos turísticos del castillo Foto de archivo - 14460875

La fortaleza ocupa la cumbre de la antigua colina de Sidón que domina el Sur de la ciudad. Fue emplazada sobre una antigua fortificación Fatimita, época del Califa AI-Muez (952-975). A principios del siglo XVII, el Emir Fajer Ed-Din II, ordenó restaurar el castillo cuyo plano figura como un arco donde en su centro se eleva una torre grande. Al pie de la colina se esparcen columnas romanas.

7 -La colina de Murice, esta situada al Sur del Castillo de Tierra sobre un terraplén de cien metros de largo por cincuenta metros de altura, conformado por restos de moluscos de Murice, del cual los fenicios extraían la púrpura. Los fragmentos de mayólica descubiertos en la colina, indican que el lugar se fragmentos de mayólica descubiertos en la colina, indican que el lugar se transformó en una zona de edificaciones.sidon
8- El antiguo puerto. Sidón poseía dos puertos, uno orientado hacia el Sur, conocido como el puerto egipcio; situado frente al Castillo de Tierra y la Colina de Maurice; y otro hacia el Norte, vigente hasta el día de hoy. El Emír Fajer Ed-Din II inhabilitó en 1633 para impedir el ingreso de la flota otomana.
9- La Necrópolis. Los antiguos cementerios de Sidón se encontraban dispersos en las afueras de la ciudad hasta fines del período romano y bizantino. Los tres cementerios más importantes fueron:
1) la gruta de Ablún, donde fuera hallado el sarcófago del Rey Echmunazar, gobernó la ciudad hasta mediados del siglo V a.C (actualmente en el Louvre).
2) la necrópolis de Al-Iaá, situada debajo de la aldea AI-Hilalieh, donde fueron hallados los sarcófagos de mármol conocidos como Alejandro, Lycien y Satrape (actualmente en el Museo de Estambul).
3) la necrópolis de Ain Helue, al sureste, donde fueron hallados varios sarcófagos de mármol, de gran atracción en el Museo Nacional de Beirut.
Al sur de Sidón, en la localidad de Dakerman, fueron descubiertos sarcófagos, objetos, escrituras cuneiformes y esculturas
que datan de la época romana. Asimismo, un asentamiento neolítico del siglo IV
a.C., y chozas ovaladas de adobe.Una calle de Sidón (Imagen procedente de souwar.yaacoub.com)

De la ciudad libanesa-fenicia-bíblica de Sidón podemos aprender, algunas cosas. La primera: que, como los acordeones, las ciudades crecen y decrecen con los tiempos; algunas llegan a desaparecer y otras renacen, con un ritmo propio. Sidón fue una de las mayores ciudades de la antigüedad, alabada por Homero, impulsora (y luego competidora) de Tiro, con la que formó el tándem básico de la civilización fenicia, pero después se desinfló tanto que en su historia pasó por varios periodos de indigencia. A principios del siglo XX contaba tan sólo con 10.000 habitantes. Hoy tiene en torno a 200.000 vecinos.

La ciudad blanca y radiante de Medina Sidonia, en la provincia de Cádiz, se llama así por haber sido fundada por colonos fenicios procedentes de Sidón.

La gastronomía libanesa conocida y amada en todo el mundo, se asienta sobre las bases de la dieta árabe, aunque incluye platos muy propios,  Los más característicos: shawarma, pan árabe relleno de carne con algo de verdura y salsa; humus, puré de garbanzos y tabulé que se come mojando en él pan árabe; kibbeh es el plato nacional, que consiste en cordero con cebolla, menta, trigo molido y sazonado y que puede ser cocinado, cocido, frito o comerlo crudo.

Para beber, arak, la bebida libanesa nacional por excelencia. De postre, nada mejor que un trozo de baklava, masa horneada con frutos secos y azúcar. Hay que hacer especial hincapié en que, si disfrutáis de alguna comida en compañía de autóctonos (o musulmanes) debéis comer con la mano derecha y nunca ofrecer alimento alguno con la izquierda, pues esto se considera una gran falta de educación.

+ INFO: http://www.viajesok.com/sidon.html

20 ene. 2013

TRIPOLI, la ciudad dulce.

Situada a 86 km al norte de Beirut, Trípoli se erige como la segunda metrópoli de Líbano en número de habitantes, además de constituir el principal puerto y centro comercial del norte del país. Si bien es más moderna que el resto de poblaciones libanesas, su atractivo reside en su historia medieval y la arquitectura mameluca.

Esta urbe sobrevivió a la guerra civil en mejor estado que la mayoría de ciudades de la nación, y aún conserva el encanto árabe, con sus callejones estrechos, sus zocos, un ritmo de vida apacible y gente amistosa. Trípoli es famosa, igualmente, por ser la capital dulce de Líbano, y un viaje a este municipio restaría incompleto sin una visita a uno de sus comercios de pegajosos y suculentos dulces.

La urbe cuenta con dos zonas principales: Al-Mina(zona portuaria), que se adentra en el mar; y la ciudad propiamente dicha. En el centro se sitúa Sahet et-Tall, una gran plaza donde el viajero encontrará la estación de autobuses, alojamientos y restaurantes.

 

La ciudad antigua se extiende hacia el Este y forma un laberinto de callejones estrechos, animados zocos, baños turcos o hammams, khans, mezquitas y madrazas (escuelas de teología). En este bullicioso enclave, los artesanos trabajan de la misma forma que desde el siglo XIV. Esta localización posee igualmente bellas muestras de arquitectura mameluca, entre las que se cuentan la mezquita Taynal, del siglo XIV, la madraza Qartawiyya y el intrincado mihrab (nicho) de la mezquita y madraza Burtasiya. 

Originalmente construida por los cruzados en 1103, la ciudadela de Saint-Gilles domina Trípoli. Gravemente dañada por el fuego en el siglo XIII, fue parcialmente reconstruida en el XIV, y desde entonces ha sido modificada en diversas ocasiones, pero mantiene su esplendor original. En al-Mina, merece la pena visitar la torre del León, único ejemplo que se conserva de un grupo de estructuras construidas por los mamelucos para defender la ciudad.

 

Tripoli

Trípoli. Guarda interesantes lugares en su casco antiguo que datan de la época de los mamelucos. La mezquita Taynal, construida en 1336, es un magnífico ejemplo de arquitectura islámica; la escuela coránica de Al-Qartawiya, que data de 1316, con su fachada decorada en blanco y negro y la mezquita de Al-Burtasiya, son sólo algunos de los ejemplos más significativos. Los cruzados también dejaron su huella en esta metrópoli en la ciudadela de St.-Gilles así como los mamelucos de cuya época data la Torre del León, único ejemplo superviviente de los múltiples torreones defensivos que se alineaban a lo largo de la costa.

Trípoli, la segunda ciudad de Líbano, es uno de los frentes de la crisis siria. Los roces entre la gran mayoría suní y la minoría alauí forman parte de la historia reciente de Trípoli, pero ahora amenazan con convertirse en un foco de infección. Siria ha sido una fuerza dominante en la política libanesa desde la fundación de ambos países. “Existe el riesgo de que en cuestión de semanas el conflicto cruce la frontera y Líbano se hunda de nuevo en la guerra civil”, afirma un diplomático europeo en Beirut.

Así que ahora mismo (Enero 2013) el ministerio de exteriores español desaconseja viajar a Trípoli y a la zona fronteriza del norte de Líbano, por el conflicto interno sirio.

Habrá que esperar a que se solucionen las cosas para visitar esta hermosa ciudad.

+ INFO: http://www.ellibano.es/p6281_tripoli.aspx

 

19 ene. 2013

BEIRUT, la ciudad ave fénix.

Conocida otrora como el París de Oriente, Beirut recibió un fuerte castigo durante los 16 años de guerra en Líbano. La urbe no se ha recuperado aún ni de los bombardeos, ni de la llegada masiva de refugiados; de ahí que muchos recién llegados se queden boquiabiertos ante la destrucción, la reconstrucción, el apiñamiento y el caos existentes.

La ciudad es una de las más diversas de Oriente Medio, dividida entre las diferentes ramas cristianas y musulmanas. Beirut fue destruida durante la Guerra Civil del Líbano y dividida entre Beirut occidental (musulmán) y oriental (cristiano).

Beirut es el centro comercial, bancario y financiero de la región y cuenta con veintiún universidades. Es el hogar de numerosas organizaciones internacionales.

Escudo de Beirut

  Situada en el mismo centro de la costa libanesa mediterránea, Beirut refleja todo tipo de contrastes: edificaciones de exquisita arquitectura conviven con grotescas masas de cemento; casas tradicionales rodeadas de jardines perfumados de jazmín sobreviven, empequeñecidas, a la sombra de modernos edificios; viejos y sinuosos callejones nacen de anchas avenidas; y ostentosos automóviles modernos compiten en la calle con carros de vendedores. Aunque no quede mucho por ver, persiste su carácter vibrante y su encanto.

Hay que visitar:

  • En el barrio de Hamra, en el noroeste de la urbe, se hallan bancos, hoteles, cafeterías y la oficina de correos; esta zona se presta a ver escaparates y empaparse del ambiente de la ciudad. Al norte de Hamra, la Universidad Americana de Beirut cuenta con un museo de arqueología.
  •  Museo Nacional, reinaugurado en 1999 tras un período de reconstrucción. Su colección de estatuillas fenicias resulta particularmente interesante.
  • Museo Sursock  al este de Beirut, una espléndida villa del siglo XIX, de estilo italiano,  que ofrece exposiciones de platería turca, iconos y arte contemporáneo libanés, y que cuenta además con una pequeña pero atractiva biblioteca.
  •  Distrito Central de Beirut (conocido como Downtown) permitirá al viajero hacerse una idea aproximada de lo que esta población sufrió durante la guerra. Partes de esta zona se están restaurando, otras han sido derribadas con excavadoras o convertidas en un paisaje apocalíptico de proyectiles estallados.
  • La plaza de los Mártires, el centro del distrito, se ha demolido en su práctica totalidad (únicamente permanece en pie la conmovedora estatua de los Mártires); un enorme cartel muestra el proyecto que se pretende realizar en este lugar.
  • La mezquita Omari, también denominada la Gran Mezquita, es uno de los escasos edificios históricos que se conservan: originalmente construida como iglesia de los cruzados en la época bizantina, fue convertida en mezquita en 1291.
  • La gruta de las Palomas constituye la atracción natural más famosa de la capital. Estos arcos de roca que surgen del mar se convierten en un hermoso complemento de los acantilados de la costa de Beirut, y los habitantes de la urbe suelen reunirse en ese enclave para admirar la puesta de sol y alejarse del ruidoso tránsito.
  • Pasear por la Corniche, el sendero que bordea la costa, y respirar el aire marino, tomarse un café servido en la parte trasera de una furgoneta o probar algún alimento expuesto en los carritos de los vendedores ambulantes.Beirut
+ INFO: http://tyros.leb.net/beirut/indexes.html